HECHIZO PARA EL MALESTAR

Las bendiciones son prácticas antiguas que sirven para bendecir un cuerpo de alguna enfermedad o de un mal que lo acompaña. Esta práctica proviene de las tradiciones indígenas de bienvenida y antiguas de Portugal, el sanador o curadores populares, repite algunas palabras asignación de gestos a lo que está siendo entregado en la persona que está siendo bendecida, dirigiendo sus pensamientos hacia el pozo y proteger su cuerpo de los daños y enfermedades. Conozca la bendición del caboclo.
Estos ritos de bendecir, generalmente se realizan con hierbas sagradas medicinales que contribuyen en la evolución de la curación y son fortificantes para que el cuerpo alcance la salud y el bienestar rápidamente.

BENZEDURA DEL CABOCLO: LA BENEDICIÓN DE LA CURA
En la umbanda, los caboclos son representados por indígenas. Este término es utilizado para hijos de indios brasileños con europeos, pero en la umbanda ese significado está asociado a indios americanos que se manifiestan en giras para prestar atención a las personas.

La bendición del caboclo, no distinta de todas las otras realizadas, concentran en sí la fe acumulada ante los tiempos y es objeto de devoción para aquellos que la practican y que reciben, a fin de deshacerse de malas energías y de enfermedades que insisten afligir el vaso. La bendición del caboclo sirve para ser hecha en sí mismo, o en personas que son cercanas. A través de la protección divina de la entidad que está siendo invocada, todo el mal que está siendo colocado ante la persona se desvanece, siempre contando con la fe en lo que está siendo realizado.

La bendición del caboclo y todas las otras poseen su influencia ante los pueblos antiguos que no tenían ayuda médica para realizar sus curas y tratamientos, en esa época una rezadora o curandero profería las palabras ciertas, invocando entidades para traer la cura y la restauración.

Ninguna bendición es hecha sin creencia, hay que creer en cada palabra pronunciada, en cada gesto y principalmente, en el resultado que es la cura. La curación debe ser el centro de todas las creencias para que suceda por intermedio de la entidad.

 

¿CÓMO HACER LA BENZEDURA DEL CABOCLO?
Usted necesitará:

Un plato de vajilla blanca lleno de agua.
2 cucharadas de aceite de oliva.
3 ramas de mirra o helecho.
Como hacer:

Al lado de la persona a ser bendecida, coloque el plato con agua. Añadir el aceite en el agua y sumergir las ramas en el plato. Con las ramas empapadas con agua y aceite, prepárese para asperjar a la persona haciendo una señal de la cruz dando las siguientes palabras:

“Yo te bendigo por el nombre que te pusieron en el fregadero, en nombre de los poderosos Caboclos de los matas, y de sus hierbas sagradas, yo te bendice. Que los Caboclos te curan, Y te acudan en tus necesidades. Si tu mal es quebranto, mal envidiado, ojos atravesados ​​o cualquier otra enfermedad, si te dieron en el comer, en el beber, en el sonreír, en el burlarse, en tu hermosura, en tu grasa, en tu postura, en tu barriga, en tus huesos en tu cabeza, en tu garganta, en tus lomos, en tus piernas. Que los Caboclos de la mata que han de sacar, Mandan lejos, hacia el fondo del mar donde no oiga pollo y no galo a cantar.

Después de la oración y el bendecir, arroje el agua restante en un fregadero y coloque las hojas utilizadas a los pies de un árbol frondoso reforzando los pedidos hechos para la curación de la persona bendecida